GETAFE/ 10 de abril, 2018

Durante los próximos ocho meses y medio la avenida Reyes Católicos en La Alhóndiga sufrirá una transformación para mejorar la movilidad y la accesibilidad de peatones y vehículos. Ese fue el acuerdo entre vecinos y Gobierno al que se llegó tras la celebración de una asamblea en el barrio, donde también se aprobó que la ordenación de los elementos de esta emblemática avenida no supondrá la pérdida de ningún aparcamiento.

Para la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, ‘estas obras supondrán un antes y un después en el barrio, porque es su principal vía de comunicaciones y además tiene conexión directa con la A-42 en el inicio y el final de la misma. Era un compromiso con los vecinos y vecinas del barrio que hemos cumplido’. Por su parte, el concejal de Urbanismo, Jorge Rodríguez, ha destacado ‘la importancia de modernizar esta avenida, puesto que además del uso frecuente de vehículos es una zona muy transitada por los vecinos para sus paseos, por eso haremos especial hincapié en mejorar la accesibilidad y las zonas verdes’.

La primera de las dos fases comprende el tramo entre la conocida como Rotonda del Toro y la calle Faisán, con una duración aproximada de dos meses y medio. Se habilitará un acceso para los vehículos desde la calle Alonso de Mendoza a las calles Jilguero y Águila, así como a Zurbarán. También habrá otro acceso desde la calle Faisán hasta las calles Canario y Paloma.

La segunda fase supondrá el corte de la avenida desde la calle Faisán hasta la calle Estudiantes con una duración aproximada de seis meses. Para ello se habilitará un acceso desde la calle Oca hasta las calles Rufino de Castro, Perdiz y Almagro. También habrá acceso desde la calle Cisne a calle Tórtola y desde la calle Faisán a las calles Cigüeña y Alondra. En la calle Béjar se invertirá el sentido del tráfico.

En la medida de lo posible esta segunda fase contará a su vez con otras fases que permitan a los vecinos y vecinas utilizar los aparcamientos o circular en tramos concretos, siempre que el desarrollo de las propias obras lo permita y no suponga un riesgo para la seguridad.

Además, las paradas de autobús de las líneas afectadas se desplazarán a la avenida Ferrocarril y la calle Leganés de forma provisional. El Ayuntamiento de Getafe recuerda que los vecinos y vecinas tienen la posibilidad de aparcar durante lo que duren las obras, tanto en los aparcamientos de la zona de El Greco, como en la avenida de la Libertad y en la calle Adolfo Suárez, y en la zona del Hospital en el barrio de Sector III pero con accesos peatonales directos a través de las pasarelas sobre la A-42.

Publicidad