Esta semana, el Gobierno Municipal de Getafe ha manifestado ante la Comunidad de Madrid su rechazo a la gestión de obras dirigidas a la ampliación del vertedero de Pinto hasta la zona de Tordesillas. En contraposición, el Ayuntamiento plantea la creación de un Consorcio Regional de Residuos.

Así lo ha manifestado la alcaldesa, Sara Hernández, quien apuesta por la necesidad actual de crear un modelo de reducción de residuos y plantas, y una mayor concienciación de la reutilización y el reciclaje que ayuden a paralizar la ampliación de dicho vertedero. Piden así mismo al grupo municipal del Partido Popular, que se sumen a este apoyo para evitar de este modo que los vecinos de Getafe sufran de malos olores, plagas de insectos, ruido y una alta contaminación del suelo y del aire.

Sin medidas que se lleven a cabo, hasta dos o tres plantas de tratamientos de residuos serían necesarias para acoger los restos acumulados de más de 2.000.000 de personas. Consecuencias que, sin duda, agravarían los perjuicios ya sufridos por vecinos cercanos a las instalaciones de la incineradora de Valdemingómez o a la cementera de Morata de Tajuña.


Publicidad