Se sabe poco sobre él. Dicen que es un académico sinaloense con aspiraciones musicales de tintes zapatistas.

Sólo sus amigos cercanos, su novia y su familia saben quién está detrás de esas ropas negras y ese pasamontañas estratégicamente colocado siempre debajo de ese sombrero de mimbre. Probablemente sea un Peter Parker cualquiera con un tío metafórico asesinado a sangre fría y una tía (metafórica también) que representa el talón de Aquiles de cualquier Hombre Araña cuando anda sin esas licras: la vulnerabilidad de la condición humana.

Como todo superhéroe de cómic, Mr. Blacky tiene el disfraz y la máscara puesta para proteger su verdadera identidad. Pero también tiene ese tono moralino del que no se escapan los vigilantes nocturnos. Tiene un video regañón dirigido a esos “Irresponsables” que se comprometen a medias con todo y detienen el progreso del país. “Diversidad cultural, cambio social y desarrollo”, así se describe Mr. Blaky a si mismo.

Publicidad

Publicidad