Según El periodico “El Pais”:

En el último año han m2anifestado su interés por empezar a hacer análisis de ADN de nuestro animal de compañía predilecto Torrejón de Ardoz, Getafe y San Agustín de Guadalix. Esta semana se sumaba a la lista Alcobendas. Su alcalde anunció el pasado miércoles la puesta en marcha de una batería de medidas que incluye la identificación del ADN de todos los perros de la ciudad, de 115.000 habitantes. “Confío en que antes de fin de año tengamos lista la ordenanza, empecemos a identificar perros y el año que viene comencemos a multar”, dice el regidor, Ignacio Martínez de Vinuesa, del PP.

Lo que no sabe Vinuesa es que en otro pueblo de la Comunidad ya funciona desde hace un año un CSI de los excrementos caninos: en Meco. “Habíamos oído hablar del éxito de Xàtiva, donde tras 3 años en marcha se ha reducido un 80% la presencia de heces en las calles, y queríamos que nuestro municipio estuviera más limpio. Recibíamos muchas quejas”, dice Concha Ayer, concejal de Bienestar social y Cultura de Meco, del PP. “Nos pusimos en contacto con Adn perros, el laboratorio que hace la labor para Xàtiva y nos explicó cómo teníamos que hacerlo”.

Meco tiene 13.500 habitantes. Cuando empezaron había 750 perros identificados. Un año después, hay 1.100. “Es un sistema más disuasorio”, dice Ayer. “En este año hemos abierto 250 expedientes sancionadores. Por miedo a la multa, mucha gente que antes pasaba, acaba identificando a sus perros y recogiendo sus excrementos. Es así de sencillo. Ahora Meco está un 80% más limpio, aunque todavía hay algún rebelde que sigue sin recoger la caquita”.

En España hay, de momento, dos empresas que se dedican a hacer análisis de ADN de excrementos de perros: Adn perros, de Sevilla, y Can-it, de Barcelona. La Universidad de Zaragoza está también intentando expandir su propio sistema de análisis.

Adn perros es la que está trabajando para más ciudades. Enrique Periguell, comercial del laboratorio, cuenta cómo surgió la idea: “Hacemos de vez en cuando lluvia de ideas y salen barbaridades”, empieza. “En la empresa hay un animalista y comentó, preocupado, el tema de los perros a los que se les arranca el chip o no se le pone pone nunca y acaban abandonados. Y una cosa llevó a la otra y acabamos mandando un email a muchísimos ayuntamientos proponiendo hacer análisis de los excrementos que no se recogían”, explica. “Tuvimos discrepancias y ha sido complicado, porque hemos tenido que trabajar con los ayuntamientos para cambiar sus ordenanzas. Pero actualmente ingresamos 600.000 euros al año y es uno de nuestros proyectos más importantes”.

El laboratorio andaluz cobra por identificar a los perros 17 euros y por analizar sus excrementos, 18. Si una muestra llega contaminada por otro ADN (los perros suelen orinar sobre los excrementos de otro cuando los encuentra) consideran el análisis nulo. La llegada de las multas a los hogares está siendo, al final, la única forma de lograr el civismo que deseamos todos.

En Alcobendas, además, han dado con un problema que no se había difundido: el hedor del orín de los animales en las calles, que tras un mes de septiembre caluroso y con una sequía alarmante, se ha disparado. “Para evitar el problema”, dice Martínez de Vinuesa, el alcalde, “vamos a recomendar a la gente que, además de la bolsita, lleve con sigo una botellita, que entregará el ayuntamiento, en la que llevarán una mezcla de agua y vinagre”. Se echa un chorrito sobre el pipí, y desaparece el olor como por arte de magia.

Publicidad

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com