El obispo diocesano presidirá la ceremonia de ordenación diaconal el sábado 6 de octubre a las 12.00 horas, en el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús.

La celebración contará con la actuación del coro diocesano acompañado del organista Enrique Martín Laguna.

El obispo D. Ginés García Beltrán celebrará el sábado 6 de octubre, a las 12.00 horas, en el Santuario del Sagrado Corazón (Cerro de los Ángeles) sus  primeras ordenaciones en la Diócesis de Getafe.

El prelado ordenará de diácono a los seminaristas Juan Luis Valera Rubio, Miguel Ángel Muñoz Almendro (HAM), Rubén Herraiz Holguín, Álvaro Piñero Rodríguez y Pablo Nieto Zapata.

Además de los futuros diáconos y los seminaristas del Seminario Mayor Nuestra Señora de los Apóstoles, también participará en la celebración el coro diocesano bajo la batuta de Javier Ávila, acompañado del organista Enrique Martin Laguna, titular de la Catedral de Getafe.

Los cinco futuros diáconos se encontraron con Cristo a muy temprana edad. En la actualidad tienen entre 24 y 39 años y proceden de distintos lugares de la Diócesis de Getafe, Madrid y Toledo.

Juan-Luis Valera Rubio, con 39 años, es el mayor. De origen madrileño, se inició en la fe en el Movimiento Regnum Christi y profundizó en su relación con Dios antes del seminario en las parroquias Santa Catalina de Siena (Madrid) y en Nuestra Señora de la Asunción (Valdemorillo).

Doctor en Física y apasionado de las ciencias, encontró el camino del seminario en medio del estudio y de los libros, que encaminó desde entonces hacia la Teología. En la actualidad ejerce su vocación en la Parroquia San Vicente de Paúl (Valdemoro) y compagina su tiempo con el cine y la lectura de las obras de Tolkien, recursos ambos que emplea de manera pedagógica.

Le sigue en edad, Miguel Angel Muñoz, getafense de 26 años, que pertenece a los Hermanos del Amor Misericordioso. Su primer contacto con la fe lo tuvo en la Parroquia Santa Maravillas de Jesús, aunque el Señor le llamó a la vida sacerdotal en el transcurso de la Vigilia de la Inmaculada del año 2011 celebrada en el Cerro de los Ángeles.

A partir de ahí siguió un camino de discernimiento que le llevó a la vida religiosa. Declara sentirse muy feliz de poder dar el paso al diaconado el próximo sábado y tiene muchas ganas de dar a conocer a Dios a todos;  deseo que pondrá en práctica en la Parroquia Sagrada Familia (Fuenlabrada). Allí, si le queda tiempo libre, podrá jugar al fútbol, una de sus mayores aficiones y escuchar música flamenca.

Rubén Herráiz Holguín tiene 24 años y nació en Humanes de Madrid. Su fe se fortaleció en la Parroquia Santo Domingo de Guzmán hasta que el Señor le llamó en medio de una vigilia de oración en el año 2010, mientras hacía, con otros peregrinos diocesanos, el Camino de Santiago. Después de un tiempo de discernimiento entró al seminario con 18 años.

Declara que está viviendo su ordenación en oración,  expectante pero con mucha paz.

Está realizando la tesina sobre la devoción al Sagrado Corazón en el padre Bernardo Hoyos, pues su gran pasión es difundir el amor al Corazón de Jesús; y así lo hará en su destino este año en la Catedral Santa María Magdalena (Getafe).

Álvaro Piñero, toledano de 24 años, se describe como un apasionado de la montaña y la naturaleza porque puede ver a Dios en las maravillas de la creación. A la edad de 12 años entró en el seminario menor de Rozas de Puerto Real y allí se encontró con el Señor y con su vocación sacerdotal, que años después desarrollaría en el seminario mayor de Getafe. Su misión diaconal la realizará en la Parroquia Santa María Magdalena (Ciempozuelos). Además le gustan la comunicación y las nuevas tecnologías que pondrá al servicio de la Nueva Evangelización.

Pablo Nieto Zapata, también tiene 24 años y es de Villanueva de la Cañada. La comunidad que le acompaño en su fe, fue la de San Carlos Borromeo (Villanueva de la Cañada) donde le impactaron los testimonios de los presbíteros. Se encontró frente al Señor que le llamaba a la vocación sacerdotal en un viaje a Covadonga con seminaristas y la fue afianzando en la JMJ 2011 de Madrid y el viaje con el seminario a Fátima en el año 2012, donde dio el sí definitivo.

Entre sus aficiones destaca la lectura, tocar el piano y el buen cine, actividades que compagina con sus estudios de Teología Bíblica y con su diaconado en la Parroquia Santo Domingo de Silos (Pinto).

Publicidad