GETAFE/ 14 de marzo, 2018

El Ayuntamiento de Getafe ha llevado a cabo 1.609 intervenciones continuando con su Protocolo Interinstitucional contra la Violencia de Género que se inició en noviembre de 2016, prestando ayuda en aspectos psicológicos, sociales y jurídicos. Los datos obtenidos en este primer año han resultado ser muy positivos según la evaluación de la Mesa política en su reunión mantenida con el consistorio y con representantes de Atención Primaria de Salud, Policía Nacional, Policía Local y técnicos municipales.

En Getafe se puso en marcha este ‘Protocolo’ para ofrecer una atención integral por parte de todas las instituciones, desde las que dependen del Ayuntamiento (como el Centro Municipal de Mujer e Igualdad o la Policía Local) hasta las sanitarias o las de seguridad y justica. Con esta iniciativa, las víctimas de violencia de género son atendidas desde que se detecta la situación, independientemente de que se haya presentado una denuncia.

Gracias a este protocolo se han podido realizar un total de 1.578 atenciones a mujeres víctimas adultas y 31 atenciones a menores. En la reunión se puso de manifiesto la preocupación por los datos que aportan diferentes encuestas y estadísticas sobre la percepción de la violencia machista entre la juventud, en paralelo con el aumento de víctimas de violencia de género cada vez más jóvenes.

La alcaldesa, Sara Hernández, ha comentado al respecto que ‘en este compromiso de seguir avanzando, hemos analizado los resultados de este plan, que han sido más que positivos, fructificando en nuevas líneas de trabajo a desarrollar, como la realización de campañas de prevención y sensibilización incidiendo en la juventud y la reproducción de roles violentos, nuevas acciones formativas técnicas especializadas, la divulgación de protocolo de acoso sexual en fiestas del municipio o abordar el empleo desde una perspectiva de género y en situación de violencia’.

Como se ha concluido en esta reunión, la autonomía socio-personal de mujeres víctimas de violencia machista es uno de los factores clave para su recuperación e integración personal y social. Para lograr dicha autonomía y empoderamiento, es necesario impulsar acciones para su empleabilidad que luchen contra los efectos de los diversos obstáculos a los que se enfrentan estas mujeres como, por ejemplo, ser inmigrantes, no tener cualificación o responsabilizarse de las cargas familiares.

Publicidad